imagen de Patio de la Alberca en la Alcazaba de Málaga

Un día visitando la Málaga histórica

Un día visitando la Málaga histórica

imagen de la Alcazaba de Málaga, vista desde el Teatro Romano
La Alcazaba, vista desde el Teatro Romano

Antes de empezar, te aviso: Málaga tiene tanto para ver, que es imposible verla en un día. Aun así, los que a veces tenemos poco tiempo o visitamos una ciudad de paso, nos encontramos ante el problema de elegir lo que tenemos que ver en el destino en cuestión.

Ah, y otra consideración: para mi visita a Málaga he elegido ver sus principales monumentos históricos, pero si eres un apasionado del arte, hay otros lugares como la Casa Museo de Picasso o el Centro Pompidou, en los que encontrarás impresionantes colecciones de arte moderno.

En fin, a lo que iba, vamos a ver los edificios más importantes del patrimonio histórico de Málaga. Empezaremos en junto a la catedral, de allí a la Alcazaba y el Teatro Romano, para terminar en el Castillo de Gibralfaro. Pues te pongo la ruta (bastante sencilla, prácticamente en línea recta) y empezamos:


Catedral de Málaga

Plaza del Obispo
Entrada general: 6 €

Empezamos nuestra visita a Málaga en la Plaza del Obispo. Desde aquí tenemos la que, para mi gusto, es la vista más impresionante de la Catedral de Nuestra Señora de la Encarnación, vamos, lo que viene siendo la Catedral de Málaga.

imagen de Palacio Episcopal, en la Plaza del Obispo de Málaga
Palacio Episcopal, en la Plaza del Obispo.

La propia plaza también es digna de ver y es un hervidero de gente, de bares y restaurantes. Además de la catedral en sí, se encuentra el Palacio Episcopal, construido en su mayoría en el Siglo XVIII, cuya fachada y portadas son dignas de admirar con atención.

De aquí ya pasamos a la impresionante catedral, construida entre los siglos XVI y XVIII, aunque el edificio sigue inacabado a día de hoy, ya que tanto el remate de la fachada central como la torre sur no se han construido. Los malagueños la llaman La Manquita por la ausencia de esta torre.

La fachada principal da a la propia Plaza del Obispo, y se trata de una impresionante composición barroca. Desde esta perspectiva también se aprecia la diferencia entre las dos torres: la norte, que con 87 metros es la más alta de Andalucía y la sur, que como decía antes está sin terminar.

imagen de fachada principal de la Catedral de Málaga
Fachada principal, en la Plaza del Obispo

En los laterales, las portadas del crucero, llamadas la Puerta de las Cadenas en el lado norte, y la Puerta del Sol la del sur.

imagen de lateral norte de la Catedral de Málaga
Lateral norte

En la parte norte, que corresponde a la calle Císter, además de la Puerta de las Cadenas, se encuentra la Portada del Sagrario o Puerta del Perdón, que es la única de tipo gótico de todo el conjunto.

imagen de Puerta de las Cadenas y Puerta del Perdón o Portada del Sagrario
Detalle de la Puerta de las Cadenas (izquierda), y de la Puerta del Perdón o Portada del Sagrario (derecha).
imagen de lateral Sur de la Catedral de Málaga
Lateral sur

En esta visita exprés sólo he visto edificio por fuera. Si te interesa visitarla por dentro, en su web (enlace al final del post) o en la propia catedral puedes comprar las entradas. La general vale 6 € e incluye el acceso a Ars Málaga, una sala de exposiciones en el Palacio Episcopal.

Ahora seguimos la calle Císter y enseguida llegaremos a la Plaza de la Aduana para ver la Alcazaba.


Alcazaba de Málaga

C/ Alcazabilla, 2
Entrada general: 3,50 €
Entrada conjunta Alcazaba + Castillo Gibralfaro: 5,50 €

imagen de acceso a la Alcazaba de Málaga
Punto de acceso a la Alcazaba

Junto a la Plaza de la Aduana podemos encontrar una reunión de estilos en muy pocos metros: La Alcazaba (musulmana), el Teatro Romano y el propio edificio de la Aduana (renacentista).

En esta colina fue donde se fundó la primitiva ciudad fenicia, Malaka, si bien sobre ésta se construyó la musulmana.

La Alcazaba (que en árabe significa, literalmente, fortaleza) fue construida en el Siglo XI, siendo posteriormente habitada por diversas dinastías árabes como los almorávides, los almohades y, finalmente los nazaríes. Todos ellos fueron ampliando y reformando la fortaleza, añadiéndole espacios de tipo más lúdico y ornamental.

imagen de sección inferior de la Alcazaba de Málaga
Sección inferior de la Alcazaba de Málaga

La visita a la Alcazaba no es sólo un viaje al pasado, también es un placer para los sentidos: disfrutar de los jardines, las fuentes, sorprenderse en cada nuevo nivel o estancia es algo que encantará tanto a los adultos como a los niños. Un servidor, que había oído más bien poco sobre la Alcazaba, terminó la visita maravillado. Ah, y mi hija también, aunque hay que decir que los constructores musulmanes no tuvieron en cuenta que casi mil años después habría visitantes que tendrían que empujar un carrito de bebé… de todas formas, no es un gran problema, la cerveza de después te sabrá mejor.

imagen de Plaza de Armas de la Alcazaba de Málaga
Plaza de Armas

 

imagen de Patio de la Alberca en la Alcazaba de Málaga
Patio de la Alberca

 

imagen de Arco y muralla de la Alcazaba de Málaga
Arco y muralla

 

imagen de llegada al Patio de los Surtidores de la Alcazaba de Málaga
Llegada al Patio de los Surtidores

 

imagen de pasajes y miradores de la Alcazaba de Málaga
Zona alta: pasajes y miradores

 

imagen de Paseando por los jardines de la Alcazaba de Málaga
Paseando por los jardines


Teatro Romano de Málaga

imagen de Teatro Romano de Málaga
Teatro Romano de Málaga

El Teatro Romano de Málaga, construido hacia el Siglo I, fue utilizado hasta el III. Se encuentra a los pies de la Alcazaba, y muchas de sus piedras fueron utilizadas para la construcción de ésta por parte de los musulmanes.

Fue descubierto en 1951 y desde entonces se ha progresado en su excavación y conservación.

La visita es gratuita y cuenta con un centro de interpretación.


Castillo de Gibralfaro

Entrada general: 3,50 €
Entrada conjunta Alcazaba + Castillo Gibralfaro: 5,50 €

Desde el Teatro Romano y la entrada a la Alcazaba parte una subida peatonal hacia el Castillo de Gibralfaro. Ahora bien, ten en cuenta que este camino es para valientes… te puede llevar bastante tiempo y sudor llegar hasta la entrada del castillo.

Panorámica de Málaga
Panorámica de Málaga desde el Camino de Gibralfaro

Si quieres probar una modalidad menos “extrema”, puedes coger un autobús en el Paseo del Parque (línea 35) que te dejará justo en la puerta del Castillo. Si optas por esta opción, te recomiendo que después de la visita por lo menos hagas el camino en sentido descendente. Es muy fácil de seguir y podrás disfrutar de unas panorámicas maravillosas de la ciudad.

imagen de Parte inferior y murallas del Castillo de Gibralfaro
Parte inferior y murallas del Castillo de Gibralfaro

El Castillo de Gibralfaro fue construido en el Siglo XIV por la dinastía nazarí de Granada. Al generalizarse el uso de la artillería, la Alcazaba quedaba expuesta en exceso y se hizo necesaria una fortificación más moderna y resistente. Una vez terminado, se consideraba que el Castillo de Gibralfaro era la fortaleza más inexpugnable de la Península Ibérica.

Hoy en día su estructura se divide en dos bloques: la parte superior, llamada patio principal, y la parte inferior, denominada patio de armas.

imagen del Castillo de Gibralfaro
Castillo de Gibralfaro

A través del patio principal accederemos al castillo. En esta zona encontraremos, además de la entrada principal, un centro de interpretación ubicado en el antiguo polvorín. En éste podremos conocer todos los usos y tropas que utilizaron el castillo desde su toma, en 1487, por parte de Fernando “el Católico”, hasta 1925, en que deja de funcionar como instalación militar.

imagen del Centro de Interpretación del Castillo de Gibralfaro
Centro de Interpretación del Castillo de Gibralfaro
Patio de armas del Castillo de Guadalfaro, Málaga
Patio de armas


Enlaces útiles / para saber más




Una respuesta a “Un día visitando la Málaga histórica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *