imagen del Castillo de Almansa

Almansa, un castillo y una batalla

Hoy te dejo una guía de viaje de Almansa, la última ciudad manchega antes de llegar a la Comunidad Valenciana, conocida fundamentalmente por su impresionante castillo y por haber sido el escenario de una batalla decisiva durante la Guerra de Sucesión española en el Siglo XVIII.


Cómo llegar a Almansa


Almansa se encuentra en el extremo sureste de la provincia de Albacete y es la última localidad antes de llegar a la provincia de Alicante.

La mejor forma de llegar es a través de la autovía A-31. Desde Madrid tardarás unas tres horas, algo más de una hora si te desplazas desde Valencia o Alicante y en torno a una hora y media si lo haces desde Murcia.

Para aparcar, te recomiendo intentarlo en el parking del polideportivo. Es grande, es gratis y está muy cerca del casco histórico. Eso sí, intenta que no coincida con día de partido, el CB Almansa es uno de los orgullos de la ciudad y cada vez que juega en casa el recinto se llena hasta la bandera.






Historia (resumida) de Almansa

PREHISTORIA

Los primeros vestigios de población humana datan del V Milenio AC, encontrándose en la zona (Cueva de la Vieja, en la vecina población de Alpera) pinturas rupestres de estilo levantino.

imagen de pinturas rupestres Almansa albacete
Pinturas rupestres de la Cueva de la Vieja (www.turismoenalbacete.com)

EDAD MEDIA

Almansa fue fundada por los musulmanes durante el período almohade (S. VIII), período en el cual se construyó su característico castillo. Fue reconquistada por Jaime I de Aragón, que cedió la fortaleza a la Orden del Temple, pasando posteriormente al Reino de Castilla.

EDAD MODERNA

En 1707, y en el contexto de la Guerra de Sucesión Española, Almansa fue el escenario de una de las batallas decisivas de la contienda (conocida, además, como la Batalla de Almansa). La victoria del bando de los borbones les abrió el acceso a levante. A continuación, conoceremos más detalles de esta batalla.






La Batalla de Almansa

Contexto histórico

En primer lugar, veamos el contexto en el que tuvo lugar la contienda: la muerte de Carlos II «el Hechizado» sin descendencia, abrió el debate sucesorio de la corona española y dos pretendientes se disputaron el trono: por una parte, Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV de Francia y nombrado en el testamento del rey como el heredero; por la otra, el Archiduque Carlos de Austria, segundo hijo del Emperador Leopoldo I y descendiente de la línea de los Habsburgo. Dado el enorme peso que tenía la corona española en el contexto europeo, el resto de potencias se fueron alineando en torno a uno u otro según sus intereses.

cuadro la Batalla de Almansa, Museo del Prado
“La Batalla de Almansa” (1862), Ricardo Balacas y Orejas Canseco. Museo del Prado, Madrid. Foto: Museo del Prado

Los partidarios de Felipe de Anjou, los Borbónicos, fueron principalmente los castellanos y el Reino de Francia. En el bando de los Austracistas, grandes extensiones de Aragón (incluida Barcelona), el Sacro Imperio Germánico, las Provincias Unidas e Inglaterra, pretendían frenar una más que posible alianza hispano-francesa que podría convertirse en hegemónica en el contexto europeo y marítimo.

El Borbón fue coronado rey en Toledo en 1701 como Felipe V. El bando austracista inició los primeros ataques contra los intereses de los borbónicos en Italia, sucediéndose los enfrentamientos principalmente en la Península Itálica hasta la definitiva llegada del conflicto al territorio ibérico en 1702 (Batalla de Cádiz). El Archiduque fue coronado como Carlos III y reconocido por el Reino de Valencia y por el Principado de Cataluña.

El conflicto se recrudece y finalmente, el 25 de abril de 1707, tiene lugar la famosísima Batalla de Almansa. La importancia de este enfrentamiento radica en que la victoria de los borbónicos sobre los aliados austracistas permitió la entrada de los ejércitos de Felipe V en territorios del Reino de Valencia y el inicio de la ofensiva final. Así, tras la victoria del monarca Borbón, se abolieron los fueros de Valencia y de Aragón y se impuso un régimen absolutista siguiendo el modelo francés, con lo que Castilla y Aragón pasaban a ser gobernada por un único rey con poder absoluto.


Recreación de la batalla

El fin de semana más cercano al 25 de abril tiene lugar la recreación histórica de la Batalla de Almansa. Aunque este año no pude asistir «en vivo y en directo» (las cosas de viajar con una niña de 2 años), es realmente digna de verse: destacamentos militares perfectamente documentados y organizados, campamentos militares, mercado barroco… la ciudad se transforma durante el fin de semana y hasta los «no iniciados» o poco amigos de la Historia, disfrutarán de la experiencia.

Para que te hagas una idea, te dejo el programa de actos de la recreación de 2019: programa de actos de la Batalla de Almansa

Por último, te dejo un vídeo muy bien montado de la propia recreación de la batalla.


Qué ver en Almansa

Lo primero es lo primero, y como te recomiendo en casi todos los post, empieza todas tus visitas en los puntos de información turística de cada ciudad. Por muy actualizado y exhaustivo que pueda estar el post que leas en cualquier blog de viajes, en los Tourist Info locales siempre van a contar con información actualizada, precisa y te informarán de novedades o eventos especiales que se puedan celebrar el día que estás visitando la localidad. Dicho queda. La Oficina de Turismo de Almansa está situada a los pies de su impresionante castillo, y para mí debería ser el punto de partida de tu visita.

Desde aquí, te planteo la ruta a seguir. Verás que es muy fácil, todo el conjunto histórico y cultural está concentrado en una zona, por lo que prácticamente lo encontrarás todo sin ayuda de ningún mapa. Aun así, te lo pongo, como ya es costumbre. De hecho, lo que yo te recomendaría sería que hicieses la visita a la ciudad por la mañana, que te quedases a comer en Almansa y para la tarde poder visitar alguno de los parajes naturales de los alrededores.

Como te decía antes, se puede aparcar en el parking del polideportivo municipal, está a apenas 500 metros del eje histórico y cultural.


Oficina de Turismo de Almansa – Almansa Turística

imagen de Oficina de Turismo de Almansa
Oficina de Turismo de Almansa

C/ La Estrella, 2
02640 Almansa, Albacete
T. 967 344 771

En la Oficina de Turismo de Almansa te facilitarán una guía cultural de la ciudad y, como te decía antes, te informarán de cualquier evento especial que pueda realizarse ese día. Con carácter general, todos los sábados a las 12:15 se realizan visitas guiadas desde aquí.

En el propio Tourist Info se encuentra ubicado el Museo de la Batalla de Almansa. Puedes visitarlo al principio o dejarlo para luego, como prefieras, porque vas a volver a pasar por aquí. Más adelante te hablaré del contexto histórico y de la propia batalla, pero ya que estamos hablando del museo, te dejo a continuación un vídeo de presentación:


Centro de Interpretación del Castillo de Almansa

C/ El Castillo

La información para visitar el Centro de Interpretación te la darán en la propia oficina turística. Por desgracia, el castillo en sí se encuentra en fase de restauración y está cerrado a las visitas. Aun así, el Centro de Interpretación es bastante moderno e incluye mucha información interesante. Te dejo un vídeo promocional.

Bien, aunque no se pueda visitar físicamente el castillo, sí creo que es interesante conocer su historia. Fue construído en el siglo XI como fortaleza árabe y tomado por el Infante Alfonso de Castilla (futuro Alfonso X «el Sabio«) a mitad del siglo XIII. A finales de este mismo siglo pasaría a formar parte del Señorío de Villena, al frente del cual se encontraba Don Juan Manuel.

imagen del Castillo de Almansa
El Castillo de Almansa

Fue reformado en varias ocasiones durante los siglos XIV y XV, siendo finalmente entregado al Marqués de Villena. Durante la Guerra Civil Castellana, en la que el trono se disputaba entre los partidarios de Juana la Beltraneja y los de la futura Isabel «la Católica», el pueblo se alzó en favor de la segunda y en contra el marqués.

Desde el siglo XVI el castillo fue progresivamente abandonado como fortaleza militar y a principios del siglo XX estuvo a punto de ser derruído. Gracias a la intervención de la Real Academia de la Historia y la también Real Academia de Bellas Artes de San Fernando fue finalmente salvado y declarado como Monumento Histórico – Artístico Nacional en 1921.


Plaza de Santa María

imagen de Plaza de Santa María, Almansa
Plaza de Santa María, Almansa

Regresando a la oficina de Almansa Turística y de camino a la Plaza de Santa María, encontrarás varios de los edificios monumentales más destacados del municipio: la Casa Grande y la Iglesia de la Asunción.

La Casa Grande es la actual sede del ayuntamiento almanseño y originalmente era un palacio renacentista del siglo XVI. Fue adquirido por el consistorio en 1992.

imagen de Fachada de la Casa Grande, Almansa, Albacete
Bajando a la plaza / Fachada de la Casa Grande

La Iglesia de la Ascensión es un templo cuya construcción se inició en el siglo XVI, pero sus sucesivas reformas y ampliaciones llegaron hasta el XIX. Gracias a ello, podemos encontrar en el edificio elementos góticos, renacentistas, barrocos, rococós y neoclásicos. Destaca especialmente su espectacular fachada.

imagen de Iglesia de las Ascensión, Almansa, Albacete
Iglesia de las Ascensión / Fuente de la Plaza

En la propia plaza hay una amplia oferta de restaurantes que llega hasta el Jardín de los Reyes Católicos. En cualquier sitio puedes comer muy bien y con precios ajustados. Yo particularmente te recomiendo la Tapería las Cazuelas (C/ Gustavo Adolfo Bécquer 11).


Naturaleza y turismo activo

Sin lugar a dudas, el principal atractivo natural de Almansa es su pantano, uno de los más antiguos de Europa (1578), con una capacidad de unos 3 hectómetros cúbicos de agua.

Para llegar hasta el pantano, deberás salir de Almansa y tomar la autovía A-31 en dirección Albacete / Madrid. La salida es la 140 (Santuario de Belén). También puedes llegar sin salir a la autovía siguiendo estas indicaciones:

 

imagen de Vista general del Pantano de Almansa.
Vista general del Pantano de Almansa. Foto: pantanodealmansa.blogspot.com

La ruta del pantano consiste en un camino súper asequible (la hice caminando de la mano de mi hija cuando todavía no había cumplido los dos años) y es un paseo tranquilo alrededor de sus aguas.

 

imagen de Ruta del pantano de Almansa
Ruta del pantano de Almansa. Foto: Almansa Turística

Además del paseo por el entorno, es un excelente lugar para la avistación de aves y en los meses de verano puedes alquilar kayaks.


Dormir en Almansa

El hotel de referencia en Almansa es el BLU Hotel (Avenida de Ayora, 35), de 4 estrellas. Aunque Almansa no sea una ciudad con un turismo masivo, la importancia de su sector del calzado hace casi obligatorio contar con buen hotel para sus visitantes internacionales. El BLU lo es, además de un excelente restaurante.



Booking.com

 


Bibliografía / para saber más / enlaces útiles





Una respuesta a “Almansa, un castillo y una batalla”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *