imagen de Batalla de Lago Regilo

Conquista de Italia: la expansión romana durante el Siglo IV AC

Conquista de Italia: la expansión romana durante el Siglo IV AC

La Conquista de Italia por parte de la República de Roma durante el Siglo IV AC supuso el primer escalón de la Ciudad hacia la supremacía en el Mediterráneo y, posteriormente, en todo el Mundo Antiguo.

Conquista de Italia - Mapa de Italia Central en el 350 AC
Mapa de Italia Central en el 350 AC. Foto: Historiaeweb.com

Veamos cuáles fueron los principales conflictos en la conquista de Italia:


Guerras contra Veyes

Veyes (la ciudad más rica de las etruscas) y Roma se disputaban el control del eje de comunicación entre Etruria y Campania, uno de los canales de comercio más importantes de toda la Península Itálica.

La primera guerra tuvo lugar en Fidenae, etrusca, situada en el río Tíber, entre el año 485 y el 474 AC. Los romanos atacaron la ciudad, pero la resistencia de los etruscos fue infranqueable, forzando a los invasores a asumir su derrota y firmar una tregua.

En el año 438 AC toda Etruria afrontaba una profunda depresión tanto económica como política que los romanos aprovecharon para volver a atacar Fidenae. En esta ocasión consiguieron la victoria, arrasando por completo la ciudad y vendiendo a sus habitantes como esclavos. Esta segunda guerra llegó hasta el año 425 AC.

imagen de reconstrucción de la ciudad etrusca de Veyes - Conquista de Italia
Reconstrucción de la ciudad etrusca de Veyes. Foto: Arrecaballo.es

Entre los años 408 y 396 AC tuvo lugar la tercera guerra. El crecimiento romano desde la anterior y el progresivo declive etrusco hicieron posible el asedio a la propia ciudad de Veyes. Los sitiados recibieron la ayuda del resto de ciudades etruscas, pero esta vez Roma contó con el apoyo de la Liga Latina (que veremos con más detalle en el siguiente punto). Veyes finalmente cayó, siendo la ciudad totalmente destruida. Roma pasó a disponer de un gran número de tierras para repartir entre sus ciudadanos, por lo que pudo rebajar tensiones internas y calmar temporalmente el conflicto patricio-plebeyo.

En el año 390, el Lacio fue invadido por atacantes galos que llegaron hasta la propia Roma. A pesar de repeler el ataque, la ciudad recibió un duro golpe y perdió los territorios vecinos, que vieron la oportunidad de librarse de la creciente potencia romana.

La República modificó sus tácticas de conquista, fundando colonias en los territorios conquistados para conseguir una total implicación de éstos y concediendo la ciudadanía a sus habitantes, integrándolos así en la vida pública romana. Se inició así un importante avance de Roma contra los Ecuos, Volscos, Hérnicos y Latinos, comenzando a configurarse como potencia del Mediterráneo.


La Guerra Latina

Conquista de Italia - imagen de Batalla de Lago Regilo
«Batalla de Lago Regilo» (1587-1594), Tommaso Laureti. Museos Capitolinos, Roma. Foto: Wikimedia Commons

Como vimos en el post dedicado a la monarquía romana, Tarquinio el Soberbio pretendió recuperar el trono romano con la ayuda de la ciudad etrusca de Clusium. Aunque no consiguió su objetivo con la ayuda del rey Porsenna, Tarquinio siguió intentándolo con la ayuda de la Liga Latina, una confederación de ciudades opuestas al creciente poder de Roma. La liga fue derrotada en el 496 AC (Batalla de Lago Regilo), pero en el año 493 AC se firmó el tratado de Cassio (Foedus Cassianum), en el que volvía a constituirse integrando a la propia Roma. El tratado suponía un compromiso de defensa común ante cualquier enemigo exterior que sirvió a la República para conseguir mayor influencia en la zona y prevenir cualquier conflicto con sus vecinos latinos.

Varios de los miembros de la liga, con las ciudades de Tibur y Preneste decidieron rebelarse contra la supremacía romana en 340 AC. Contaban además con el apoyo de los Volscos, que habían sido derrotados por Roma en el 494 AC. Roma consiguió la victoria en el 338 AC, disolvió la Liga Latina y conquistó el territorio de los Volscos.





Guerras Samnitas

La región del Samnio, en el centro de la península, era limítrofe con los dominios romanos. Para la expansión de Roma, se trataba de una zona estratégica. Las Guerras Samnitas se dividen en tres, siendo las dos últimas las más importantes.

Conquista de Italia - imagen de Guerras Samnitas - mapa de la Península Italiana en el año 400 AC
Península Italiana en el año 400 AC. Foto: Wikimedia Commons

Primera Guerra Samnita (343-341 AC). La lucha por el control de Campania marca el inicio del conflicto. Los samnitas invadieron la zona, pero Roma intervino en su defensa. A pesar de que ambas partes acordaron retirarse de la región, los romanos incorporaron varias ciudades de Campania a sus dominios con el pretexto de protegerlas ante futuros ataques samnitas.

Segunda Guerra Samnita (326-304 AC). Roma invadió Nápoles en el 326 AC. Los Samnitas rompieron el acuerdo de paz anterior y se reanudaron los conflictos en Campania. Consiguieron una gran victoria en las Horcas Caudinas (321 AC), un desfiladero en el que tendieron una emboscada al ejército romano. Los de Samnio prometieron que les perdonarían la vida a cambio de abandonar Campania. Los romanos no cumplieron el acuerdo. La guerra continuó desarrollándose durante años, hasta que en el 312 AC los romanos iniciaron la construcción de la Via Apia, que conectaba Roma con Campania. Esta infraestructura permitía desplazar rápidamente sus tropas, consiguiendo una enorme ventaja táctica que con la que tomaron la delantera en el conflicto. En el 304 AC la guerra cayó finalmente del lado romano: conquistaron la ciudad samnita de Bovianum, obligando a los derrotados a solicitar la paz a cambio de renunciar a cualquier pretensión sobre Campania.

Tercera Guerra Samnita (298-290 AC). Los samnitas se encontraban en una situación desesperada: estaban rodeados de territorios romanos y sin salida al mar. Aprovecharon una incursión gala en el norte del Lacio para iniciar una nueva ofensiva. A pesar de que los galos llegaron incluso a entrar en Roma en el 290 AC, la República fue capaz de conseguir la victoria final. Derrotados tanto galos como samnitas, los romanos impusieron un acuerdo de paz que significaba el fin de toda aspiración de las tribus del Samnio. Un paso de gigante de Roma en la conquista de Italia.


La Guerra de Tarento

La conquista de Italia a manos romanas culminó tras la Guerra de Tarento (282-272 AC). Tarento era una poderosa ciudad de la Magna Grecia (colonias griegas situadas en el sur de Italia y Sicilia) con la cual Roma había firmado un tratado de paz que les obligaba a no atravesar el cabo Lacino, la entrada al Golfo de Tarento. Los romanos habían acudido en ayuda de la poleis de Turios (rival de Tarento), que había sido atacada por los Lucanos. Tarento atacó los barcos de Roma y a la guarnición que habían dejado en Turios. Roma, tras estos ataques, declaró la guerra a Tarento. Los tarentinos fueron asistidos por Pirro, rey de Epiro, motivo por el cual a este conflicto también se le denomina como Guerras Pírricas.

Conquista de Italia - Evolución de la Guerra de Tarento
Evolución de la Guerra de Tarento. Foto: Wikimedia Commons

En el primer enfrentamiento (280 AC), los romanos fueron derrotados por Pirro, pero los vencedores sufrieron tantas bajas que solicitaron un acuerdo de paz (lo que hoy en día conocemos como una victoria «pírrica«), en el que proponían repartirse el control de Italia. Roma no aceptó el acuerdo.

Los romanos emprendieron una nueva ofensiva en el 278 AC y derrotaron a los epirotas en Benevento. Pirro abandonó el sur de Italia y Roma prosiguió su avance hasta conquistar Tarento (272 AC). Toda el centro y sur de la Península Itálica pasó a control romano.

La República se consolidó como potencia con la conquista de Italia. A partir de este momento se inició la disputa por la hegemonía mediterránea contra su gran enemigo, Cartago.


Para saber más / fuentes consultadas

  • Cabrero Piquero, Javier y Fernández Uriel, Pilar (2014). Historia Antigua II: El mundo clásico. Historia de Roma. Universidad Nacional de Educación a Distancia. ISBN 978-84-362-5468-6. Comprar este libro
  • Beard, Mary (2015). SPQR. Una Historia de la Antigua Roma. Editorial Planeta. ISBN 978-84-9892-955-3. Comprar este libro



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *