Mesolítico

Mesolítico: los últimos cazadores-recolectores

Mesolítico: los últimos cazadores-recolectores

El Mesolítico es la última etapa de la Prehistoria en la que el modo de vida está basado en la caza y la recolección. Comienza a producirse una complejidad cultural que sentará las bases del Neolítico: organización en bandas más amplias, diversificación de las actividades de subsistencia, así como los inicios del sedentarismo, la pertenencia a un territorio y el almacenamiento de alimentos.

La población del Mesolítico, no sólo en la Península Ibérica, si no también en el resto de Europa, se concentra en las franjas litorales (Mediterráneo, Atlántico y Cantábrico), siendo las ocupaciones en el interior del territorio muy marginales.

Aunque todavía no se puede hablar de una sociedad eminentemente sedentaria, la mejora climática posterior a las glaciaciones permite una mayor estabilización en la zonas en las que hay recursos disponibles. Por tanto, la movilidad de la población se reduce en gran medida.

Mesolítico
Mesolítico. Foto: agenciasinc.es

Se intensifican y especializan las labores de caza, aumentando la caza de pequeñas piezas como los conejos y se comienzan a utilizar los perros domesticados. Proliferan las recolecciones de moluscos marinos, cuya obtención es muy asequible para el ser humano. El consumo de pescado aumenta y se acerca a la proporción de la carne de caza, lo que da a entender que incluso se dominan algunas técnicas básicas de navegación.

Veamos ahora las principales culturas del Mesolítico en la Península Ibérica.

[toc]






Mesolítico de muescas y denticulados (9000 – 7500 BP)

Mesolítico de muescas y denticulados. Yacimiento de Mendandia, Treviño (Burgos)
Mesolítico de muescas y denticulados. Yacimiento de Mendandia, Treviño (Burgos). Foto: vitoria-gasteiz.org.es

La industria lítica se concentra en útiles producidos mediante un sistema de talla muy expeditivo. Se tallan principalmente denticulados, raspadores y raederas sobre lascas. La talla sobre hueso es prácticamente inexistente.

El mundo simbólico es mucho más sencillo que etapas anteriores: las expresiones gráficas son muy escasas y los adornos personales se limitan a colgantes elaborados con conchas o los caninos de las piezas de caza.

Los principales yacimientos asociados al Mesolítico de muescas y denticulados se encuentran en el Mediterráneo (desde Cataluña hasta Alicante) y el Valle del Ebro.


Asturiense (9500 – 7000 BP)

Un útil característico, el pico asturiense, da nombre a esta cultura localizada en la zona oriental de Asturias y occidental de Cantabria. Se trata de una herramienta de apariencia tosca, pero cuya alargada punta se utiliza para la captura y tratamiento de mariscos. También aparecen denticulados y raederas. Se observa cierta presencia de anzuelos elaborados sobre hueso, pero en una cantidad muy reducida.

Pico Asturiense
Pico Asturiense. Foto: RTVE.es

Los principales yacimientos asturienses se encuentran en Molino de Gasparín (Asturias) y la Cueva de las Conchas (Cantabria).





Postaziliense con geométricos del Oriente Cantábrico (9000 – 7000 BP)

Con una industria lítica concentrada en raspadores y piezas de sustrato, así como una escasa presencia ósea de anzuelos, el Postaziliense se diferencia de su período precedesor en la presencia de rituales funerarios, principalmente el estudiado en la Cueva de los Canes, en Asturias. También hay yacimientos de este tecnocomplejo en Braña (León) y Xestido (Lugo).

Cueva de los Canes, Asturias
Enterramiento en la Cueva de los Canes, Asturias. Foto: Arias Cabal y Pérez Suárez (ver enlace al final del post)

Concheros portugueses (8500 – 7000 BP)

Las culturas denominadas concheras reciben su nombre de la elevada presencia de acumulaciones de este tipo de restos en sus yacimientos. La franja portuguesa es la zona en la que más yacimientos se encuentran.

Contiene un elevado número de microlitos geométricos, acompañados de hojitas de dorso, denticulados y raspadores.

Las conchas se utilizan como adornos y sustituyen totalmente a los últiles óseos. La aparición de yacimientos con numerosas necrópolis permiten el estudio de esta cultura del Mesolítico y apreciar el apego de sus miembros al territorio.

Para conocer más a fondo esta cultura te dejo a continuación un interesante audio del Canal Uned emitido a través de Radio 3.


Mesolítico geométrico (9000 – 7000 BP)

Destaca en esta cultura la utilización de un marcado carácter laminar y de armaduras geométricas en sus útiles líticos.

Aparecen numerosos enterramientos, con tumbas múltiples y adornos personales abundantes pero poco modificados (perforados): huesos, dientes, conchas.

Los principales yacimientos del Mesolítico Geométrico se encuentran en el arco Mediterráneo, desde Cataluña hasta Cádiz. Destacan los yacimientos de El Collao y la Cocina (Valencia), así como Ángel I y II en Teruel.

Mesolítico Geométrico
Principales yacimientos del Mesolítico Geométrico. Foto: ResearchGate.net

Para saber más / fuentes consultadas

    • Menéndez, M. (coord.) (2012). Prehistoria Antigua de la Península Ibérica. Universidad Nacional de Educación a Distancia. ISBN 978-8436265620.
    • Arias Cabal, P. y Pérez Suárez, C. (1990). La sepultura de la Cueva de los Canes (Asturias) y la neolitización de la región cantábrica. Trabajos de Prehistoria, N. 47, pp 39-62. Consultado en Revistas del CSIC
    • Bernabeu Auban, J. (2006). Una visión actual sobre el origen y difusión del Neolítico en la Península Ibérica. Ca. 5600-5000 cal. a.C. 10.13140/RG.2.1.3671.4006. Consultado en ResearchGate.net