imagen de loba capitolina, Roma, Italia

El origen de Roma: la ciudad que dominó el mundo antiguo

Origen de Roma: la ciudad que dominó el mundo antiguo

El origen de Roma siempre ha suscitado un gran número de conjeturas relacionadas principalmente con la mitología, pero también con los pueblos más cercanos: durante mucho tiempo los estudiosos consideraban que el asentamiento en el que se ubicó Roma fue realizado por los etruscos, pero hoy en día la mayoría de historiadores descarta esta posibilidad.

Veamos en el post de hoy, las distintas teorías:


Origen mitológico de Roma

La mitología relaciona la fundación de Roma con Eneas, un héroe de la Guerra de Troya (1200 AC). Según esta leyenda, tras la destrucción de Troya por parte de las tropas helenas, Eneas consigue escapar llegando hasta el Lacio, donde es acogido por un jefe local, al cual sucede como gobernante. Uno de los hijos de Eneas, Ascanio, fundaría la ciudad de Alba Longa y su dinastía se prolongaría hasta Numítor.

imagen de Eneas. el origen de Roma
Fragmento de «Eneas fugitivo con su familia» (1700), Luca Giordano. Museo del Prado, Madrid. Foto: Museo del Prado

Numítor fue traicionado y apresado por su hermano Amulio, quien además asesinó a su hijo y obligó a su hija, Rea Silvia (también llamada Ilia), a ordenarse sacerdotisa de Vesta (diosa del hogar y símbolo de la fidelidad). Las sacerdotisas vestales debían mantener el celibato durante treinta años, por lo que Amulio conseguía eliminar a toda línea sucesoria de Numítor.

No obstante, y siempre según la leyenda, Rea Silvia habría sido violada por el dios Marte, dando a luz dos hijos gemelos de éste. Amulio, negando el origen divino de los niños, ordenó que los asesinaran, pero el hombre al que se le asignó la tarea fue incapaz de ejecutarla y los lanzó al Tíber.

imagen de loba capitolina, Roma, Italia
Lupa Capitolina (S. XII). Museos Capitolinos, Roma. Foto: Wikimedia Commons

Un pastor llamado Faustulo encontró a los gemelos siendo amamantados por una loba, los adoptó y les puso nombre: Rómulo y Remo. Una vez éstos llegaron a la edad adulta, descubrieron su verdadero origen y asesinaron al propio Amulio. A continuación restauraron a su abuelo Numítor en el trono, abandonaron Alba Longa y fundaron una nueva ciudad en el lugar en el que habían sido encontrados.

Los hermanos discutieron sobre la mejor colina sobre la que fundar la ciudad y, para salir de dudas, decidieron que fuesen los dioses los que decidiesen la ubicación definitiva: Rómulo se subió al Palatino y Remo al Aventino. Desde su colina, Remo vio una bandada de seis buitres, lo que consideró una señal divina, pero al poco tiempo Rómulo avistó otra de doce. Rómulo consideró que los dioses le habían dado la razón, pero Remo afirmaba que lo importante era quién había visto antes a los buitres. Rómulo siguió adelante con el ritual de fundación (al modo etrusco, trazando un surco que delimitaba los límites de la ciudad). Remo se burló de su hermano y traspasó el límite de un salto. Rómulo reaccionó inmediatamente asesinando a Remo. Arrepentido de su muerte, lo enterró en el Aventino y prosiguió con la ceremonia fundacional de la nueva ciudad a la que puso su nombre: Roma.

Aunque esta es la leyenda más extendida, durante la propia Antigüedad surgieron estudiosos que ponían en duda algunos de sus pasajes. Por ejemplo, uno de los más grandes historiadores romanos, Tito Livio, negaba la existencia del animal, argumentando que los gemelos habían sido amamantados por la mujer del pastor, una prostituta llamada Aca Larentia. En latín el término «lupa» (loba) se utilizaba coloquialmente para referirse a aquellas mujeres que ejercían el oficio más antiguo del mundo (de aquí proviene la palabra lupanar).

Si bien la leyenda ha sido desmentida y está reconocida como un relato mitológico, la imagen de la loba amamantando a Rómulo y Remo se ha convertido en el emblema de Roma.

imagen logo AS ROMA
La loba capitolina amamantado a Rómulo y Remo, en el escudo de la AS ROMA, uno de los equipos de fútbol de la ciudad. Foto: Himnode.com




El Origen de Roma desde el punto de vista histórico

imagen de Las 7 colinas de Roma (Septimontium)
Las 7 colinas de Roma (Septimontium). Foto: Amor Roma

La teoría más aceptada es que se trató de un proceso de unificación de las poblaciones asentadas en el Septimontium (las 7 colinas) en torno al Palatino, la mayor de las colinas, en torno al año 950 AC. Los restos arqueológicos apuntan hacia el culto común al dios Júpiter durante el Siglo VIII AC.

El nombre «Roma» podría derivarse del término «Rumon», el antiguo nombre del río Tíber.

Como fecha fundacional, se acepta el año 754 AC (propuesta inicialmente por Varrón en el Siglo I AC).

imagen de Inscripción en un pilar del Lapis Niger, Roma.
Inscripción en un pilar del Lapis Niger, Roma. Foto: Ancient Rome Buildings

Lo que sí parece totalmente confirmado es que la forma inicial de gobierno era la monarquía, ya que se han encontrado evidencias arqueológicas como el Lapis Niger, en el que aparece la palabra Rex (rey) en una inscripción de un pilar. Esta evidencia fue encontrada en el Foro Boario y se ha datado entre los Siglos VII-VI AC.

La lista de los reyes de Roma comprende un total de 7: Rómulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Anco Marcio, Tarquinio Prisco, Servio Tulio y Tarquinio el Soberbio, aunque sólo los últimos tres, de origen etrusco, se han podido confirmar mediante datos arqueológicos.


Para saber más / fuentes consultadas

  • Cabrero Piquero, Javier y Fernández Uriel, Pilar (2014). Historia Antigua II: El mundo clásico. Historia de Roma. Universidad Nacional de Educación a Distancia. ISBN 978-84-362-5468-6. Comprar este libro
  • Beard, Mary (2015). SPQR. Una Historia de la Antigua Roma. Editorial Planeta. ISBN 978-84-9892-955-3. Comprar este libro



2 Respuestas a “El origen de Roma: la ciudad que dominó el mundo antiguo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *