imagen de Atenienses contra Espartanos

La Guerra del Peloponeso tuvo lugar en el tramo final del siglo V AC (431-404). Aunque supuso un enfrentamiento entre prácticamente todas las ciudades griegas, éstas estaban agrupadas en dos grandes bloques: la Liga del Peloponeso, liderada por Esparta, y la Confederación Ático-Délica, cuyo principal referente era Atenas.

Los dos bandos

Imagen de los dos bandos de la Guerra del Peloponeso
Los dos bandos de la Guerra del Peloponeso

La Liga Ático – Délica estaba formada por Atenas, Tesalia, Platea, la práctica totalidad de las ciudades del Mar Egeo y por las de la Magna Grecia (Sur de Italia y Sicilia). Dominaba la lucha marítima así como el control de las rutas del comercio, lo que además la situaba en una excelente situación financiera. Disponía de 300 trirremes (barcos de guerra) y un ejército de 13.000 hoplitas, además de 16.000 reservas en disposición de incorporarse al combate.

imagen de Trirreme griego (culturaclasica.com)
Trirreme griego (culturaclasica.com)

La Liga del Peloponeso la componían casi todas las ciudades de dicha región (entre las que destacaban Esparta, Mégara y Locria), Focea y Beocia, así como varias ciudades situadas en el Mar Adriático y la Magna Grecia. Su flota marítima era muy inferior a la Ático-Délica (aproximadamente un tercio), pero su ejército era mucho más poderoso, contando con 4.000 hoplitas espartanos (los soldados mejor entrenados de toda Grecia) a los que se les podían sumar otros 36.000 entre aliados y mercenarios.

Causas y orígenes de la Guerra del Peloponeso

Esparta y Atenas habían firmado en el año 445 AC un acuerdo de paz (que posteriormente se llamó el de los 30 años), que comenzó a resquebrajarse en el 433 AC por diversas razones:

  1. El inicio de la guerra entre Córcira y Corinto, con victoria para la primera y su incorporación a la Liga Ático-Délica.
  2. La defección de Potidea. Potidea, ciudad fundada por Corinto pero perteneciente a la Liga Ático-Délica, decidió separarse oficialmente de este bando y se rebeló contra el dominio ateniense, contando con el apoyo militar de Corinto.
  3. El Decreto de Mégara. Mégara era una ciudad de la Liga Ático-Délica de gran importancia por su posición estratégica. La ciudad apoyó a Corinto en su guerra contra Córcira, lo que provocó el bloqueo ateniense.

En el año 432 AC, Corinto y Mégara, perjudicadas por el imperialismo ateniense, acuden a Esparta para denunciar los abusos de los que están siendo objeto. Los espartanos convocan a la Liga del Peloponeso para que ésta tome una decisión, que finalmente es el inicio de la guerra. Esparta, consciente de su inferioridad naval, se toma un año para preparar su flota y poder competir con Atenas. La guerra se inicia en el 431 AC.

imagen de mapa de la Evolución de la Guerra del Peloponeso (mihistoriauniversal)
Evolución de la Guerra del Peloponeso (mihistoriauniversal)

Primera fase: Guerra Arquidámica (431-421 AC).

Imagen del busto Arquídamo II de Esparta
Arquídamo II de Esparta (Best of Sicily)
imagen de Pericles (Museo Vaticano)
Pericles (Museo Vaticano)

Esta primera fase de la guerra se denomina así por el nombre del diarca Arquídamo II (Esparta), que fue el encargado de liderar el ejército de la Liga del Peloponeso. En el año 431 AC Tebas ataca Platea, que recibe ayuda militar de Atenas. Es la excusa que necesita Esparta para iniciar la guerra, y Arquídamo invade el Ática. Pericles, Strategos ateniense, organiza un contraataque por mar, conquistando las costas del Peloponeso y llegando a Laconia y Mesenia.

En el 430 AC, Atenas sufre un episodio de peste en el que fallece un tercio de la población, incluyendo a Pericles. Esparta prosigue sus conquistas en el Ática, llegando a arrasar la ciudad de Platea. Atenas no vuelve a participar directamente en el conflicto hasta el año 427 AC, con el estallido de la guerra civil en Córcira. Los atenienses, partidarios del bando democrático, arrasan a los espartanos en una contienda marítima. Además, Atenas también derrota a la ciudad de Siracusa (en Sicilia), que prentende expandirse hacia el este a costa de las Poleis más débiles de la isla.

Demóstenes consigue, en el 425 AC, una gran victoria de Atenas en la batalla de Pilo, justo en las puertas de Esparta y causando a ésta un gran número de bajas. El bando ateniense entra en un estado de euforia y relajación que permite a los espartanos sobreponerse y devolver el golpe en Delión (Beocia), sólo un año después. El enfrentamiento final se produce en la Batalla de Anfípolis (422 AC). Esparta gana este enfrentamiento, pero los líderes militares de ambos bandos mueren en el campo de batalla: Cleón de Atenas y Brásidas de Esparta. Sus sucesores, Nicias de Atenas y Plistoanax de Esparta acuerdan el final de la guerra en el 421 AC, la llamada Paz de Nicias.

Segunda fase: Guerra Decélica (413-404 AC).

imagen de Alcibíades (Museos Capitolinos)
Alcibíades (Museos Capitolinos)

En la segunda fase de la Guerra el personaje más destacado es Alcibíades. Rival declarado de Nicias, es elegido Strategos de Atenas en el 420 AC. Su política es eminentemente belicista y demagoga. Aprovechando una solicitud de ayuda de la ciudad de Segesta contra un ataque de Siracusa, organiza la Segunda Expedición de Atenas a Sicilia (415-413 AC). El alto coste económico de los preparativos causa que desde Atenas se ordene su regreso. Alcibíades huye a Esparta, donde es acogido por el diarca Agis. Esparta, con la ayuda de Alcibíades, consigue forzar la retirada ateniense de Sicilia e invade el Ática, tomando Decelia.

El ejército ateniense es aniquilado en Sicilia y Nicias es ejecutado. Atenas sufre una grave recesión económica y una crisis política que deriva en la derogación de la democracia.

Mientras tanto, Esparta aprovecha la debilidad de su rival para avanzar terreno. Firma un pacto con Persia para acabar con los aliados atenienses en Anatolia, empeorando todavía más la situación económica y política de Atenas.

Atenas todavía es capaz de vencer en algunas batallas navales (Helesponto, 410 AC) y nombra nuevamente a Alcibíades como Strategos (406 AC), siendo definitivamente derrotado por Lisandro de Esparta en la batalla naval de Notion.

En Arginusas (el mismo año 406 AC), Atenas vuelve a vencer en una contienda marítima, pero la ciudad ejecuta a los líderes militares por haber abandonado a los caídos durante la contienda. Así, es la propia Atenas quien se encarga de eliminar a toda su cúpula militar y servir la victoria en bandeja a Lisandro. En el 405 BC, Esparta vence en la Batalla de Egospótamos, aniquila la flota ateniense y sitia la ciudad de Atenas. La Liga Ático-Délica presenta su rendición en el 404 AC. Esparta y la Liga del Peloponeso han ganado la guerra.

imagen de hoplitas espartanos
Hoplitas espartanos

Consecuencias

La Liga Ático-Délica se integra en la del Peloponeso y sus sistemas democráticos se sustituyen por oligarquías controladas por Esparta.

Atenas entra en decadencia (aunque volverá a tener un período de esplendor entre el 379 y el 371 AC).

Toda Grecia entrará en conflicto permanente durante todo el siglo IV AC, con sucesivas hegemonías de Esparta, Atenas, Tebas y, por último, de Macedonia, con los reinados de Filipo II (360-336 BC) y Alejandro Magno (336-323 AC).

Bibliografía

  • Fernández Uriel, Pilar (2007). Historia Antigua Universal II: El Mundo Griego. Universidad Nacional de Educación a Distancia. ISBN 978-84-362-5468-6.

Imágenes utilizadas

Guardar

Guardar

Leave a Comment